¿Qué es la instalación receptora individual o IRI?

La Instalación Receptora Individual (IRI) es esencial para que cada residencia pueda conectarse a la red de gas. Esta instalación es realizada por un profesional autorizado, para obtener el certificado que garantiza la correcta instalación del sistema de gas.

Instalación receptora común

¿Qué es la IRI o Instalación Receptora Individual?

La Instalación Receptora Individual de gas (IRI) es la instalación necesaria para enlazar tu hogar con el suministro de gas, ya sea de gas natural, butano o propano.

Esta instalación se realiza dentro de la vivienda y engloba todas las tuberías necesarias para satisfacer tus necesidades. Esto implica la creación de la infraestructura y la incorporación de los puntos de servicio para conectar los electrodomésticos, como la cocina, la caldera para agua caliente y calefacción, ya sea a través de radiadores o suelo radiante.

El término IRI se utiliza cuando se trata de instalar gas natural en una propiedad, ya sea una casa unifamiliar conectada a través de una acometida directa a la red de distribución de gas o un apartamento que se conecta a la Instalación Receptora Común (IRC) de un edificio. En esencia, la IRI es la clave para garantizar que tu hogar tenga acceso al suministro de gas de forma segura y eficiente.

Acometida de gas

La acometida de gas natural es esencial para establecer la conexión con la red de distribución de gas. Este componente actúa como el puente que vincula tu instalación con el suministro de gas y es responsabilidad directa de la distribuidora de gas. La complejidad y duración de esta obra dependerán de si ya existe una acometida de gas previamente instalada o no.

¿Cuándo se necesita la instalación receptora individual?

La Instalación Receptora Individual (IRI) es un paso esencial cada vez que se busca establecer una conexión de gas. La necesidad de realizarla varía según el tipo de propiedad en consideración, y se divide principalmente en dos casos: al llevar a cabo la instalación de gas en un apartamento o al realizarla en una casa independiente.

Cuando se trata de instalar gas natural en una vivienda unifamiliar, el proceso se simplifica, ya que solo se requiere la Instalación Receptora Individual (IRI). Los técnicos suelen identificar este tipo de inmuebles con la abreviatura «SH»

Es probable que la acometida de gas aún no esté realizada en las viviendas unifamiliares que aún no cuentan con una instalación de gas, ya que esta parte del proceso depende directamente de la distribuidora de gas. En estas situaciones es fundamental tener en cuenta tanto el precio como el tiempo requerido para llevar a cabo la acometida.

La realización de la obra de acometida implica varios pasos importantes:

1️⃣Obtener los permisos de las autoridades locales para llevar a cabo la obra.

2️⃣Realizar excavaciones en la vía pública para instalar el conducto general de gas.

3️⃣Temporalmente, interrumpir el suministro de gas durante un período para garantizar la seguridad durante la ejecución de la obra.

4️⃣Restaurar el pavimento y cualquier elemento de mobiliario público que haya tenido que ser retirado para llevar a cabo la construcción de la acometida.

5️⃣Una vez completada la obra de la acometida, se puede proceder a realizar la instalación individual de gas en la vivienda. Esta instalación parte desde el mismo punto en el que finaliza la acometida, que puede extenderse hasta los límites de la propiedad. Por ejemplo, en el caso de una casa baja con un patio, la acometida se extenderá desde la acera hasta la pared o muro que separa la vivienda de la calle.

6️⃣En el punto de unión entre la acometida y la vivienda, se instala un armario que protege la conexión entre ambas. Dentro de este armario se coloca el contador de gas, que registra el consumo de combustible realizado por la vivienda.

7️⃣La instalación individual de gas en la vivienda implica la creación de una red de tuberías que conecta todos los puntos de calor necesarios en la vivienda. Además, se deben incorporar las tomas necesarias para conectar los aparatos de gas requeridos, asegurando un suministro seguro y eficiente en toda la casa.

IRI en edificio de viviendas

Cuando deseas realizar una instalación de gas natural en un piso ubicado dentro de un edificio residencial, es fundamental seguir dos procesos específicos:

  1. Instalación Receptora Común (IRC): Esta instalación debe abarcar todo el edificio y conectarse a la acometida de gas general. La IRC es compartida por todas las viviendas en el edificio y sirve como punto de partida para la distribución del gas en cada unidad habitacional.
  2. Instalación Receptora Individual (IRI): Cada vivienda interesada en conectarse al suministro de gas debe realizar su propia IRI. Esta instalación se inicia desde el punto en el que la IRC llega a la vivienda y se extiende internamente para cubrir las necesidades de gas de esa unidad en particular.

Es importante verificar si ya existe una IRC en el edificio antes de iniciar la instalación de gas en tu piso. Si ya está presente, puedes proceder con la obra individual en tu vivienda. Esto garantiza un proceso más eficiente y simplificado, ya que la IRC proporciona la base para la distribución de gas en todo el edificio, y cada IRI se conecta a esta infraestructura común.

Si aún no se ha llevado a cabo la Instalación Receptora Común (IRC) en el edificio, se requerirá la aprobación de al menos un tercio de los residentes con derecho a voto para iniciar el proyecto.

En la mayoría de los edificios de construcción reciente, la acometida de gas ya está presente. Esta obra suele ser realizada por la distribuidora de gas como parte de la infraestructura inicial del edificio.

La instalación receptora individual (IRI) en un piso se lleva a cabo de manera similar a como se haría en una vivienda unifamiliar. Se instala un conjunto de tuberías que se extiende por toda la vivienda para transportar el gas a los puntos donde sea necesario. Esta IRI se conecta a la Instalación Receptora Común (IRC) del edificio y se incorpora una llave de paso que permite abrir y cerrar el flujo de gas en la canalización.

Además, se coloca el contador de gas individual fuera de la vivienda, generalmente en su repisa designada. Sin embargo, el contador no se conecta a la instalación de gas de inmediato. En su lugar, se espera a que un técnico de la distribuidora de gas inspeccione y apruebe la instalación antes de dar de alta el suministro de gas. 

Presupuesto de instalación individual de gas

El precio de la instalación individual de gas puede variar en función de dos factores clave: la extensión de la obra requerida para establecer la conexión de gas y la elección de la empresa encargada de llevar a cabo la instalación.

Para tomar una decisión informada, es esencial pedir cotizaciones de instalación de gas a múltiples empresas de gas que estén autorizadas. Esto permite analizar y comparar las propuestas de cada una y seleccionar la que más se adapte a los requisitos del cliente.

El presupuesto para la instalación individual de gas se ve influenciado por varios factores:

La construcción de la acometida: Si es necesario realizar una acometida de gas desde cero.

La necesidad de realizar la IRC: Si se requiere la Instalación Receptora Común (IRC) en el edificio.

El tamaño de la IRI requerida: El tamaño y alcance de la Instalación Receptora Individual (IRI).

Además, otros elementos que influyen en el presupuesto incluyen:

✅La cantidad de metros de obra a cubrir: Cuantos más metros de tubería sean necesarios, mayor será el costo.

✅La mano de obra: Los costos laborales de los instaladores también se deben considerar.

✅El armario exterior: Si es necesario instalar un armario exterior para proteger la conexión, esto se suma al presupuesto.

✅Los elementos de la instalación: Los materiales como tubos flexibles, codos, mangueras y cualquier otro componente necesario tendrán un costo asociado.

✅El equipamiento: Si se deben instalar dispositivos como calderas, radiadores u otros equipos, esto también impactará en el costo.

✅El certificado de la instalación del gas: Obtener el certificado de la instalación de gas necesario para validar la instalación también se incluirá en el presupuesto.

El precio total de una Instalación Receptora Individual de gas puede variar, pero generalmente puede rondar alrededor de los 1.500 €.

¿Quién hace la Instalación receptora individual?

La Instalación Receptora Individual debe ser ejecutada por una empresa autorizada en instalaciones de gas. En Naturclima disponemos de todos los certificados para realizar tu instalación de gas.

En Naturclima disponemos de la aprobación del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital para realizar este tipo de inntalaciones. Además del número de técnico autorizado de la compañía y de una credencial de cada técnico que muestra el nombre de la empresa y su fotografía.

Cuando una empresa asume la responsabilidad de llevar a cabo la Instalación Receptora Individual (IRI), debe seguir el proceso que incluye las siguientes etapas:

1️⃣Identificación de las necesidades del cliente.
2️⃣Desarrollo del proyecto.
3️⃣Diseño detallado de la instalación.
4️⃣Presentación del presupuesto.
5️⃣Confirmación con el cliente.
6️⃣Ejecución de la obra.
7️⃣Inspección de la instalación y emisión del certificado de instalación de gas.

Certificado de la instalación individual de gas

El certificado de la instalación individual de gas es un documento esencial que verifica la conformidad de la Instalación Receptora Individual (IRI) con las normativas de seguridad y funcionamiento establecidas en el Reglamento de Instalaciones Térmicas en Edificios (RITE).

En Naturclima disponemos de las certificaciones necesarias para llevar acabo un certificado de la instalación individual de gas. La información contenida en el certificado abarca diversos aspectos, como los siguientes:

  1. Confirmación de que la IRI cumple con todas las normas de seguridad y funcionamiento del RITE.
  2. Identificación del técnico instalador y de la empresa a la que pertenece.
  3. Valores medidos durante la inspección, como la presión del gas dentro de la instalación.
  4. Representación gráfica del circuito de la instalación.
  5. Señalización de los equipos conectados y sus características.

Este certificado es fundamental para garantizar que la instalación de gas cumple con los estándares de seguridad y calidad establecidos, tanto durante la realización de la obra como en las revisiones posteriores.

El certificado de gas es un documento esencial para llevar a cabo una variedad de trámites relacionados con el suministro de gas. Esto incluye cambiar de compañía de gas, contratar una nueva tarifa, realizar modificaciones en la instalación, y otros procedimientos relacionados con el suministro de gas.

Mantenimiento de la IRI

El mantenimiento adecuado de las instalaciones de gas es esencial para garantizar su funcionamiento seguro. En una instalación individual, existen dos tareas de mantenimiento obligatorias que deben llevarse a cabo de manera regular:

Inspección Obligatoria del Gas: Esta inspección debe realizarse cada cinco años y tiene como objetivo verificar que todos los componentes de la instalación de gas estén en perfecto estado. Durante esta inspección, se realizan las siguientes comprobaciones:

Comprobación de la estanqueidad de la instalación.
Detección de posibles fugas de gas.
Verificación de la correcta combustión del gas en los equipos.
Limpieza de los aparatos y de la instalación.
Aseguramiento de la adecuada expulsión de los gases de combustión.
Verificación del funcionamiento de las llaves de paso del gas.
Inspección de la conexión de la instalación individual con otros elementos, incluyendo el IRC (Interruptor de Reconexión de Corte) y la acometida.
Evaluación del funcionamiento de los equipos de medición y del contador de gas.

Al concluir esta inspección, es esencial que el técnico emita un nuevo certificado de instalación de gas para mantenerlo actualizado. Además, si la inspección es realizada por una empresa instaladora independiente, esta debe comunicar a la distribuidora de gas que se ha llevado a cabo correctamente.

Revisión Obligatoria de la Caldera: La revisión de la caldera debe realizarse cada dos años, aunque se recomienda una revisión preventiva anual. Durante esta revisión se verifican todos los aspectos relacionados con el correcto funcionamiento de la caldera, incluyendo su seguridad y eficiencia.
Estas tareas de mantenimiento son fundamentales para asegurar la seguridad y el rendimiento óptimo de las instalaciones de gas individuales. Mantener los certificados actualizados es un requisito importante para cumplir con las normativas de seguridad y prevenir problemas relacionados con el gas.

Guía instalar gas natural

Recibe la guía completa en tu email

Guía instalar gas natural

Guía completa con todo lo que necesitas saber antes de instalar gas natural

Los pasos que debes seguir y todo lo que debes de tener en cuenta

Recibe la guía completa en tu email

Guía instalar gas natural

Descubre los beneficios de instalar gas natural en tu hogar o empresa

Ahorra hasta un 80% instalando gas natural

Te asesoramos